fbpx

Estrategias para aprobar el examen tipo test de las Oposiciones de Justicia

El examen tipo test para las oposiciones de Justicia es el momento en que ponemos a prueba todo lo trabajado durante estos años y el tiempo dedicado ¿Vas a dejar a la improvisación lo más importante? Seguro que no.

En Academia Pilar Fernández consideramos que debe ir al examen 100% preparado y por ello queremos darte una serie de técnicas y estrategias para ayudarte a superar el examen tipo test. Vamos a ello.

La importancia de la memoria para los exámenes tipo test.

Es común escuchar que para realizar un examen tipo test no es tan importante la memoria. De hecho, es verdad que no tenemos que memorizar grandes textos pero si es necesario memorizar fechas, datos, definiciones, relaciones entre conceptos, leyes, etc.

Por lo tanto, queda claro que un examen tipo test no hay que trabajar la redacción o la expresión escrita pero si es necesario memorizar. Y mucho.

La importancia de una buena preparación.

Cuando hablamos de preparación, no nos referimos a un profesor que te explique todo, que te aclare conceptos, definiciones etc. Aunque también es muy importante tener una referencia que te guíe en tu proceso de estudio.

Al hablar de preparación nos referimos a todas aquellas actuaciones antes del examen tipo test que te llevarán a conseguir tu objetivo. Aprobar con buena nota.

En este punto es muy importante llevar a cabo una correcta planificación de estudio, una controlada planificación de repasos (MUY IMPORTANTE) y un registro de los temas y puntos que hemos estudiado.

En este artículo te hablamos de todo esto y te damos unos consejos.

Consejos para el estudio de un examen tipo test.

Antes de afrontar el examen tipo test debes seguir un plan de estudio y poner en práctica algunas estrategias para aprovechar al máximo tu tiempo de estudio.

Estudio activo

El estudio activo es todo lo contrario a leer el tema una y otra vez. Un estudio activo implica usar estrategias de trabajo intelectual en las destaques lo más importante, resumas, organices la información, la estructures en forma de esquemas y/o realices tablas comparativas sobre las leyes. Todo esto te ayudará a una mayor asimilación, y por tanto, memorización.

Comprende todo

No sirve de nada que trates de memorizar algo que no entiendes. Si hay conceptos o palabras que no entiendes anótalos, busca en el diccionario su significado o pregunta a tu preparador.

Construye tus propias preguntas y respuestas

Es cierto que una buena academia o preparador tiene que tener muchas preguntas para que puedas practicar.

Nosotros tenemos más de 3000 preguntas a tu disposición. Sin embargo, te recomendamos que construyas tus propias preguntas ya que de esta forma te obligas a razonar y buscar posibles respuestas. Además, estarás familiarizado en cómo se construyen las posibles respuestas erróneas.

Planifica los repasos de los temas

Los repasos son fundamentales. Los repasos son un sistema de evocación de lo que hemos aprendido. La evocación es un mecanismo por el que traemos a la memoria algo que ya sabemos (lo recordamos). Es recomendable ir ampliando el tiempo entre los repasos para hacer más fuerte ese mecanismo de recuerdo.

Examínate periódicamente

Usa todo tu banco de preguntas para ponerte exámenes con frecuencia. Cambia las preguntas y el orden de las preguntas en cada examen. Si tienes un compañero de estudios podéis poneros examen mutuamente.

Técnicas para poner en práctica durante el examen.

Después de todo el tiempo de estudio ha llegado el momento de hacer el examen. Vamos a ver cómo afrontarlo con las máximas garantías de éxito.

1. Lee bien todas las preguntas. Lo primero que debes hacer en un examen tipo test es leer todas las preguntas del examen con detenimiento. De esta forma identificas las que te sabes 100% seguro, en las que tienes dudas y las que no tienes ni idea (a veces pasa,…).

2. Responde primero las preguntas que tengas 100% seguras. No olvides de leer bien los enunciados y las respuestas. Cerciórate de que no hay trampas en la redacción de estas.

3. En una segunda vuelta céntrate en las preguntas en las que tienes dudas. La mejor opción aquí es descartar las respuestas que no tienen sentido, las que tienen fechas incongruentes o las que sabes seguro que no son ciertas. Esto, te dejará menos opciones de respuesta y por lo tanto más opciones de acertar. 

4. Por último, y si los cálculos no te salen para aprobar o para obtener la nota que quieres, ve a por las preguntas que no te sabes.

  • Descarta las respuestas que sepas seguro que no son.
  • Presta atención a los detalles más pequeños para buscar algún error y poder descartar esa respuesta.
  • Elige la opción «todas las anteriores son correctas». Cuidado, no siempre. Aunque lo normal es que si te suenan las demás opciones como posibles es porque lo sean.
  • Elige la respuesta más larga. De nuevo, no siempre es así. Sin embargo, si hay dos respuestas similares pero una de ellas está más desarrollada elígela.
  • Elige la menos restrictiva. Cuando en las respuestas tengas las opciones «siempre», «nunca», «en absoluto»,… elige la opción menos restrictiva.

La Probabilidad. Responde preguntas de forma inteligente.

En los exámenes tipo test de las oposiciones de Justicia. Las preguntas erróneas restan puntos. Por ello, es muy importante jugar con la probabilidad para asegurarnos el aprobado o para ser conscientes de los riesgos que corremos al responder preguntas de las que no estamos seguros.

Vamos a poner el ejemplo con el primer examen de Gestión Procesal.

En este examen tenemos el siguiente criterio para establecer la nota:

  • Acertadas: + 0,6
  • Falladas: -0,15
  • No contestadas: ni suma ni resta.

La nota máxima son 60 puntos. Es decir, un 30 sería aprobado.

Imagina que respondemos seguras bien 60 preguntas de las 100. Esto nos dará una nota de 36 sobre 60. Es decir, un 6 sobre 10.

Aquí ya estaríamos aprobados pero tengo 15 preguntas que no sabemos pero queremos arriesgarnos.

  • Si las acertamos serán 45 puntos sobre 60. Un 7,5 sobre 10.
  • Pero, por el contrario, si las fallo tendría 2,15 puntos menos. Es decir, un 33,75.

Un así estaría aprobado. Por lo tanto, puede ser interesante jugársela.

Saca tus cálculos en el examen para decidir si debes respondes más o menos preguntas para correr ese riesgo.

A lo largo de este artículo hemos visto consejos y estrategias para afrontar un examen tipo test con éxito. Como sabes, aprobar una oposición de justicia no es un trabajo fácil. Por ello, te recomendamos dar todos los pasos necesarios para lograr tu objetivo.

Te recomendamos estudiar junto con una academia o un preparador que te ayude y guie en todo el proceso. Además, formar parte de un grupo te motivará a continuar y no abandonar este largo proceso.

En Academia Pilar Fernández te preparamos para las especialidades de Auxilio, Tramitación y Gestión Procesal y en la modalidad que mejor se adapta a tus necesidades.

Comienza ahora tu preparación con un sistema de calidad y éxito probado.

Comparte si te ha sido de utilidad

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Deja un comentario